La Transfiguración del Señor y la luz divina

transfiguracion

Cada hombre, instintivamente, tiende hacia la felicidad. Sin embargo, a menudo, no sabe en qué consiste ésta y la busca donde no está, ni puede estar. Con su Transfiguración sobre el monte Tabor, Nuestro Señor Jesucristo indicó que la verdadera felicidad consiste en la unión con Dios. En esta unión, el ser humano cambia, se transfigura. En su alma entran una inexpresable paz, armonía y alegría; su mente se ilumina y todas las capacidades humanas reciben su máxima revelación; el alma se llena de luz divina y se torna semejante a Dios. El Reino de Dios entra en el hombre,

La transfiguración del Salvador fue la más alta revelación del estado de gracia. En el monte Tabor brilló no la luz física, sino la luz de la naturaleza divina de Cristo, hasta entonces escondida bajo su cuerpo humano. El milagro consistió en que de los ojos de los apóstoles cayó el velo que ocultaba de ellos el mundo espiritual y vieron a Cristo en su gloria divina. Entonces sus corazones se llenaron de un gozo tal como no habían experimentado nunca hasta ese momento.

El Salvador llevó consigo no a todos sus discípulos, sino sólo a tres: Pedro, Jacobo y Juan, dejando al resto de ellos en la base del monte. La subida al monte era fatigosa, y por eso los apóstoles que acompañaban a Cristo se recostaron para descansar y se durmieron. El Salvador comenzó a orar y durante la oración su aspecto externo cambió (esto es, se transfiguró). Su rostro se iluminó como el sol y su vestimenta se hizo blanca como la luz. Por aquella fuerte luz, los apóstoles se despertaron y vieron a su Maestro en su gloria celestial de Hijo de Dios. Su divinidad resplandecía a través del cuerpo y los vestidos.

Con sorpresa, mirando al Salvador, los apóstoles vieron al lado de él a dos personajes desconocidos, que luego se aclaró que eran los antiguos profetas Moisés y Elías, que vinieron a Cristo desde el mundo invisible. A nosotros, los cristianos, esta aparición de los antiguos profetas que se fueron al otro mundo, nos convence de que la vida del hombre no termina con su muerte física y de que las almas de los difuntos no duermen, como falsamente enseñan algunas sectas, sino que viven con una plena vida espiritual. Jesucristo tiene el poder sobre la vida y la muerte y es el Señor del cielo y la tierra, tal como él mismo dijo en Apocalipsis 1:18: “Tengo las llaves de la muerte y del Hades”.
.
Sobre el monte Tabor, Nuestro Señor Jesucristo mostró el Reino de Dios en toda su fuerza, hizo sentir a los apóstoles la alegría de la comunicación con Dios. Con su Transfiguración, el Señor nos llama a la vida nueva, a una transfiguración interna. Para que de orgullosos cambiemos a humildes, de perezosos a esforzados, de apasionados a puros, de codiciosos a contenidos, de distraídos a concentrados, de díscolos a obedientes a Dios, de duros a misericordiosos.

Tanto como el alma es más valiosa que el cuerpo, así la luz espiritual es más importante que la física. Por otro lado, las tinieblas internas son más peligrosas, destructivas y terribles que las sombras nocturnas o la ceguera. El que pierde la vista interior, pierde con ella la vida eterna divina, cuyo atributo es igual que la luz para la vida física.

La luz divina entra en el hombre en el momento de su bautismo, y mora desde entonces en él. Para que el hombre no se torne perezoso y orgulloso, Dios no le permite sentir en forma continua el resplandor de esta luz interna. Pero esta luz se encuentra en el alma y aumenta a medida que va creciendo y aumentando su perfeccionamiento moral.

Y asimismo hay que señalar que es peligroso tratar de llamar la iluminación de la luz espiritual, tratar de verla. Por ese proceder orgulloso o imprudente, se puede caer en las redes diabólicas. La clara visión de esta luz se otorga sólo a veces, cuando Dios considera necesario consolar o fortalecer al cristiano en momentos muy concretos..

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s